Skip to main content

La sexualidad masculina con frecuencia se puede ver afectada cuando se presenta la disfunción eréctil, esta afección es una de las disfunciones sexuales más comunes entre los hombres. En el momento donde el organismo no está en la capacidad de superar esta situación y los tratamientos médicos no tienen efecto sobre tal problema sexual, los implantes peneanos pueden resultar una excelente opción.

El uso de estos dispositivos debe ser indicado por un médico especialista previa revisión médica para luego de establecer el diagnóstico e indicar la solución al problema.

¿Qué es un implante peneano?

El implante de pene también conocido como prótesis de pene es un dispositivo que se coloca en el interior del pene para que los hombres que presenten disfunción eréctil, puedan concretar una erección.

En qué casos está indicado un implante peneano
El implante peneano está indicado en aquellos casos donde:

  • La disfunción eréctil persistente perjudica la vida sexual.
  • En los casos donde el tratamiento por vía oral no haya surtido resultado.
  • Cuando no hay buenos resultados con la colocación de inyecciones en el pene.
  • En los casos donde se padece la enfermedad de Peyronie, y sea poco probable que mejore con otros tratamientos.
  • En algunos casos donde existan antecedentes de cáncer de próstata o que se haya sometido a una prostatectomía radical.

¿Cuándo no está indicado el uso de un implante peneano?

En algunos casos no es recomendable el uso de un implante peneano si te encuentras ante estas situaciones:

  • Si te encuentras ante la posibilidad de que la disfunción eréctil sea reversible.
  • Cuando la mencionada disfunción sexual se debe a problemas emocionales.
  • Si hay falta de deseo o sensación sexual.
  • En caso de que se presente una infección del tracto urinario.
  • Ante la presencia de una inflamación, o lesiones de la piel del pene y del escroto.

Tipos de implantes de pene

Existen varios tipos de implantes de pene que permiten una vida sexual activa entre los hombres que padecen disfunción eréctil, entre estos se encuentran:

Implantes inflables: Los implantes peneanos inflables son dispositivos que se pueden inflar para crear una erección y en otros momentos se pueden desinflar. Estos implantes pueden ser:

Implante de 3 piezas: estos utilizan un dispositivo lleno de líquido implantado debajo de la pared abdominal, contiene una bomba y una válvula de liberación colocadas dentro del escroto y dos cilindros inflables dentro del pene. Para alcanzar la erección se bombea el líquido salino, desde el depósito a los cilindros, luego se libera la válvula dentro del escroto para drenar el líquido de nuevo al depósito.

Implante de 2 piezas: este modelo funciona muy parecido al anterior. En este caso, el dispositivo utilizado para reservorio de líquido forma parte de la bomba implantada en el escroto.

En ambos dispositivos, el depósito se llena con agua salada el día en que se va a realizar la cirugía, esta solución permanece en el interior del dispositivo.

Implantes semirrígidos: se trata de otro tipo de cirugía donde se utilizan unas varillas semirrígidas inflables. Estos dispositivos al ser implantados se mantienen firmes todo el tiempo. Este tipo de implante permite colocar el pene contra el cuerpo o doblarlo lejos del cuerpo para tener relaciones sexuales.

Entre los implantes de pene inflables, se encuentran disponibles algunos que poseen revestimiento con antibióticos, los cuales son excelentes para prevenir el riesgo de infección y otros con revestimiento para disminuir la fricción, estos posiblemente alarguen la vida útil del implante.

¿Cómo se realiza el procedimiento para colocar un implante peneano?

Una vez hecho el diagnóstico por un médico urólogo, especialista en salud sexual, él decidirá si amerita la colocación de un implante peneano; para ello, se requerirá de una cirugía, la cual se realizará con anestesia espinal o general.

El cirujano previa asepsia del área procederá a realizar una incisión en la parte inferior del abdomen en la base del pene o debajo de la cabeza del pene. Luego procederá a estirar el tejido del pene que habitualmente se llena de sangre durante la erección y procederá a colocar dentro del pene los dos cilindros inflables.

En el caso que se haya elegido un dispositivo inflable de dos piezas que cuenta con el depósito de solución salina, la válvula y la bomba se colocan dentro del escroto. En el caso de que el dispositivo sea de 3 piezas, la bomba se coloca en el escroto pero el depósito se coloca debajo de la pared abdominal.

Para concluir, el cirujano procederá a cerrar el corte, este procedimiento se realiza de forma ambulatoria y puede durar entre 45 a 90 minutos, aunque esto puede variar de una persona a otra.

Riesgos que se corren al colocarse un implante peneano:

 

Los riesgos a los que se está expuesto luego de una cirugía de implante de pene son los siguientes:

Infección: cualquier cirugía tiene el riesgo de que se presente una infección, en los casos donde se presente una lesión en la médula espinal o problemas de diabetes es mayor el riesgo.

Problemas de implante: los nuevos modelos han resultado confiables, sin embargo, existen algunos casos donde los implantes funcionan mal. En estos casos, se tiene que realizar una cirugía para reparar o sustituir un implante ya colocado que no funciona adecuadamente.

Erosión interna o adherencia: existen casos donde un implante se adhiere a la piel del interior del pene hasta afectarla, incluso en raras ocasiones, un implante puede atravesar la piel. En ocasiones, estos problemas pueden estar relacionados con una infección.

Ventajas y desventajas de un implante de pene

 

Ventajas:

  • La colocación de un implante peneano tiene sus ventajas y desventajas, entre ellas se pueden mencionar:
  • En el tratamiento de la disfunción eréctil, los implantes peneanos son considerados ampliamente efectivos.
  • Los implantes de pene pueden ser parte de la cirugía de afirmación de género. Estos dispositivos son utilizados cuando el tratamiento por vía oral no ha dado resultados en los casos de disfunción eréctil.

Desventajas:

  • Con la colocación de un implante peneano, hay el riesgo de contraer infección.
  • Los costos del procedimiento pueden resultar elevados.
  • No todos los hombres son candidatos para un implante de pene.

Los implantes peneanos son una opción en el tratamiento de la disfunción eréctil cuando el tratamiento indicado con medicamentos no ha surtido el efecto deseado.

Entre los beneficios de estos dispositivos, se encuentra el de imitar una erección natural para poder disfrutar de una relación sexual satisfactoria y no afecta la sensación ni el orgasmo durante el acto sexual.

Para su colocación, se necesita de una cirugía donde se corren algunos riesgos inherentes a un proceso quirúrgico como lo es una infección, sangrado o formación de un tejido cicatricial después de la intervención.

Si padeces de disfunción eréctil y deseas solventar esta situación, acude con un médico especialista en salud sexual, él será el encargado en indicar el procedimiento a seguir dependiendo de la causa que esté generando la disfunción eréctil o la sintomatología que presentes.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a aclarar tus dudas además de ampliar el conocimiento sobre los implantes peneanos.

¿Querés aclarar otras dudas?

Escríbeme y hablemos de estos y otros temas.

Enviar Mensaje