Skip to main content

Quizá en alguna ocasión hayas sentido de bajón o no tienes ganas de tener relaciones sexuales, esto puede ser un aviso de que algo está pasando en tu cuerpo, pero te habrás preguntado: ¿Por qué no deseo tener sexo? ¿Qué puede afectar mi deseo sexual?

Una pérdida constante del deseo sexual puede ser indicativo de que estés pasando por un trastorno del deseo sexual hipoactivo. Aunque no lo creas es muy común y puede presentarse por un cierto tiempo. Para que conozcas un poco más de este tema, te invitamos a que continúes con la lectura de este artículo, donde encontrarás las respuestas de tus interrogantes.

¿Qué es el deseo sexual hipoactivo?

El deseo sexual hipoactivo es la ausencia de fantasías y pensamientos sexuales incluso el pensar en ellos puede generar angustia. En el caso de los hombres, los síntomas que acompañan esta afección deben estar presentes por lo menos durante seis meses.

 

Causas del deseo sexual hipoactivo:

Son muchas las condiciones físicas incluso emocionales que pueden causar deseo sexual hipoactivo entre estas se pueden mencionar:

  • Salud mental: problemas de ansiedad, depresión, estrés, así como problemas de autoestima o de abuso físico y sexual pueden ser los desencadenantes de la disminución o desaparición del deseo sexual.
  • Problemas de pareja: los enfrentamientos entre las parejas, así como la desconfianza son factores que pueden generar la disminución o desaparición del deseo sexual en uno o ambos integrantes de la pareja.
  • Problemas para dormir: el cansancio luego de un día ajetreado o una jornada laboral extenuante puede ser la causa de una disminución del deseo sexual.
  • Desequilibrio químico: niveles bajos de algunas sustancias cerebrales conocidas como neurotransmisores, pueden producir disminución del deseo sexual, lo que afecta la relación entre las parejas.
  • Trastornos hormonales: niveles bajos de testosterona u hormona tiroidea pueden ser la causa de deseo sexual hipoactivo.
  • Envejecimiento: algunas personas pueden perder el deseo de tener relaciones sexuales en la medida que avanzan los años.
  • Efectos secundarios de los medicamentos: los efectos secundarios de medicamentos utilizados en el tratamiento de enfermedades pueden ocasionar deseo sexual hipoactivo como:
    • Antidepresivos.
    • Ansiolíticos.
    • Tratamientos para el dolor.
    • Antipsicóticos.
    • Antihipertensivos.
    • Quimioterápicos.
  • Enfermedades gastrointestinales: algunas que afectan el sistema digestivo son capaces de desencadenar deseo sexual hipoactivo como:
    • Afección inflamatoria intestinal.
    • Enfermedad de Crohn.
    • Colitis ulcerosa.

¿Cómo se trata el deseo sexual hipoactivo?

El tratamiento del deseo sexual hipoactivo depende de la causa que esté generando la afección, estos van desde:

  • Ejercicios de Kegel: se indican para aumentar el flujo de sangre y la sensación en los genitales.
  • Hablar con tu pareja: puede hacer que tengan una mejor comunicación durante este proceso.
  • Disminuir el estrés: tendrás un mejor estado de ánimo y por consiguiente, mejorará tu deseo sexual.
  • Bajar el consumo de alcohol o eliminar el consumo de drogas: esto puede ayudar a que se restituya el deseo sexual.
  • Terapia psicosexual.

En conclusión, el deseo sexual hipoactivo se trata de la ausencia de fantasías y pensamientos relacionados con el sexo, esto puede presentarse en cualquier persona y por diferentes causas. Afortunadamente una vez hecho el diagnóstico se puede aplicar tratamiento, el cual va a depender de la causa que lo esté ocasionando.

¿Querés aclarar otras dudas?

Escríbeme y hablemos de estos y otros temas.

Enviar Mensaje